Archivo de la etiqueta: tecnología

más allá del consumo… pensar en estrategias en red… esto es como la chía…

Esto de estudiar sobre las TICs, la educación y la red es como la chía, entre más le busca uno más propiedades encuentra, y hablando en temas de educación aparecen y vienen ideas, que en el momento de convergencia en que vivimos posibilita la integración de nuevos medios en nuestras prácticas educativas con una visión de participación más allá del determinismo tecnológico que podría influenciar. Ahora, vuelvo a una pregunta detonadora retomando a Mattelart (2000), ¿Qué criterio prevalece para distinguir entre lo que es realmente nuevo y el pasado?

Pienso en el boom de la Clase Invertida (flipped classroom), y pensar en nuestras prácticas (como podrían ser las clases magistrales, o algunas otras) que nos llevan a lo arcaico de nuestros procesos de “enseñanza” y no pensar en el aprendizaje, no quiero satanizar, cada quien utiliza las mejores estrategias(a su alcance) para solucionar su necesidad.

Pensando desde lo tecnológico solamente,  nos quedamos fuera de enfoque, estaríamos olvidando los elementos contextuales como el político, el social, el económico… sería iluso pensar que porque tenemos internet y “enciclomedia” ya estámos del otro lado, o si dotamos de laptops a los alumnos de 5to y 6to de primaria ya estamos innovando…  o si en nuestros centros universitarios con el hecho de tener laboratorios de último modelo o acceso a internet ya la hicimos…

O pensar desde la digitalización y la “apertura” de contenidos ya estamos innovando, la noción de lo digital no necesariamente implica que las cosas y las prácticas se hagan de una forma nueva o diferente y desde una lógica de sustitución sin pensar en las prácticas sociales.

¿Por qué insistir en pensar desde lo estratégico y no desde la dualidad nuevo/viejo?

  1.  Partimos del análisis, que supone conocer el contexto, las prácticas, los resultados, supondría ser objetivo en esta acción, aunque siempre habrá un dejo de irrealidad.
  2.  Pensamos en y con los actores, sus realidades, sus necesidades y las metas que pretendemos alcanzar.
  3.  Partimos de la creatividad, esa posibilidad de cambiar y crear a partir de la realidad, ninguna idea es mala, siempre se puede construir a partir de una.

¿Por qué en red?

Hablar de red nos lleva a la colaboración, compartir en redes, participar, aprender con otros nos permite poner nuestra inteligencia, nuestro hacer y nuestro tiempo conjuntamente para crear situaciones en las que en solitario no lo podríamos hacer, potenciarnos mutuamente a demás de un proceso es una actitud y esto es de impacto, diría una excelente amiga, “pensar en el nosotros nos impulsa”.

Pensar de forma disruptiva lleva sus implicaciones, pero me gustaría cerrar con una frase de mi actual Jefe: “La creación del entorno da más fruto que la imposición de la herramienta… MB”

seguimos con las reflexiones inconclusas…

Vámonos de vacaciones…

Anuncios