Archivo de la categoría: preguntas

Juntando ideas… Entre la innovación y las patinadas de llantas de la innovación en educación… 

Again… segundo post del día… no sea que lo olvide.
El punto aquí es que hay dos elementos más a tratar, la raíz de la reflexión es un video de Cristobal Cobo (@cristobalcobo) “No valores lo que Mides, mejor mide lo que Valoras”, y entonces la primera parte de la exposición de forma magistral empieza a derrumbar algunas ideas sobre “temas de moda” y que bueno, son “tendencias” educativas, GAMIFICACIÓN, LIBROS ELECTRÓNICOS, APRENDIZAJE ADAPTATIVO, FACEBOOK, AULA INVERTIDA, igual podríamos hablar de otras, pero bueno en resumen la reflexión y evidencias que plantea resultan muy interesantes, pueden checar el video con detenimiento al final del texto pongo el enlace, aquí lo “sabroso” del asunto es que la invitación es a pensar en los impactos reales de lo que “consumimos” desde el ámbito educativo.
Hay ideas que habría que recuperar, hablar de competencias digitales, “del dominio a la producción” por un lado es una labor bastante difícil, pero hay experiencias (fuera del contexto educativo) que vale la pena revisar, producción desde el usuario, o la producción desde los fans podrían ser dos referencias básicas para seguir reflexionando sobre las Competencias digitales. Este sigue siendo un reto. ¿Cómo pasar del dominio a la producción desde la labor universitaria? ¿Cómo hacerlo cuando hasta damos el número de páginas que hay que leer?
Otro punto sumamente importante considero es el del curriculum flexible, “wikicurrículum”, adaptable… suena retador, habrá que seguir pensando.
Reflexiones … Mis piensos, mis palabras…
El problema de la docencia universitaria, en la formación docente universitaria pocas veces le preguntamos a los “profesores” ¿Cómo aprenden ellos? Se nos olvida a veces recuperar su cultura, sus prácticas para aprender, los traemos a la selva de la “enseñanza/aprendizaje” escolarizada, temática e institucional… y a en muchas ocasiones el profesor universitario es un profesional en el área, tiene problemas “reales” en sus respectivos ámbitos de especialización y debe responder a ellos ¿Cómo es que podemos rescatar eso y aterrizarlo a situaciones de aprendizaje?
Ahora… si al profesor lo traemos a esta selva institucionalizada, no se diga al alumnos… el sentido profesional a veces está de más… y los tratamos como en primaria, con actividades parecidas o nos dedicamos a “echar rollo”, ¿Cómo hacer para generar pedagogía o didácticas que “vuelen la tapa de los sesos?
Pienso en cuatro experiencias, pero lamentable ninguna de ellas es para universitarios, pero eso sí, en su momento fueron (y creo que aún lo son) estrategias disruptivas… a ver:
  1. Plan Dalton, 1920, una señora de apellido Parchurst) se centra en el método de trabajo del niño, y la individualización de la enseñanza, el niño decía cuándo y cómo, los contenidos eran los oficiales.
  2. Decroly, 1907, Ovide Decroly, trabaja bajo la intuición del niño, la escuela activa.
  3. Método Natural, Freinet, Expresión infantil, texto libre, la revista escolar (me suena, me suena)
  4. Ed Personalizada, Pierre Faure.
Los cuatro ejemplos me los recordó mi maestra María Elena, y concuerdo con ella, ¿Qué hubiera pasado si ellos hubieran tenido las posibilidades de tecnología que tenemos ahora? En fin, el problema aquí es que no encontré para docencia universitaria… quizá los principios serán los mismos pero ¿Qué le mejoramos 100 años después?
Ya pa’ cerrar: Burton Clark en su libro “Las universidad modernas, espacios de investigación y docencia” Una chulada… ¿En qué momento nos perdimos????????
Seguimos.

Cristobal Cobo from IIPE Virtual on Vimeo.

Anuncios

Diseño… ¿Qué diseñamos? ¿Para qué? ¿Para quién? nada más preguntando… sin respuestas

Una de las cosas que disfruto normalmente es la docencia, la presencial y la virtual, por cuestiones del destino, de Dios, de Alá o de algún ser superior (el que usted crea está bien) empecé a trabajar en la virtualidad, ya hace algunos ayeres de esto (como 8 años) no, no estoy tan viejo…  el inicio fue accidentado y repentino, no pensaba en el alcance de esto y en su momento ni en los errores y disparidades de este trabajo, al final en un principio era un operador y diseñador de cursos, objetos de aprendizaje, pero siempre desde un espacio controlado, guiado y sin riesgo alguno, inclusive sin la experiencia de ser estudiante virtual, había leído de ella pero sin estar del otro lado de la red, o más bien del lado del consumidor final que eran los estudiantes.
Yo era uno de tantos nodos que ayudaba a mediatizar contenido, visualizarlo, producirlo y lanzarlo, lo que pasara después de eso era bronca del asesor… no es por gacho, a mi me pagaban por diseñar bien, pero después del diseño ya lo operaba el asesor y si había algún cambio que hacer pues la academia (esa utopía institucional para crear comunidades de profesores) lo podría hacer, y si no pues el equipo de diseñadores de planta que se sabían (saben) determinado modelo de aprendizaje (creado y escrito en piedra, así como las leyes de Dios en el Sinaí) y así se opera, es la chamba… a veces el problema radica en que estos modelos de aprendizaje, de diseño y de operar cierta realidad se quedan obsoletos o se cierran en formatos inamovibles porque causan estrés para quien diseña, para quien opera y para quien aprende… pero es parte de los procesos de Institucionalización de ciertas buenas prácticas, es lo que nos ayuda a subsitir como sistema, los cambios quiero creer se darán cuando se tengan que dar…

y pues así inicié, quizá es parte del pasado y quizá es parte del presente…
A lo mejor estoy siendo muy negativo, pero debo de reconocer que por otro lado hay personas muy buenas, creativas e innovadoras tratando de abrir los esquemas, los modelos, las prácticas… compañeros, amigos y maestros de “avanzada” de las cuales y los cuales he aprendido mucho y que se la rajan día a día tratando de mejorar nuestras prácticas.
Un poco de veneno antes…
Antes de hablar del diseño (lo cuál es el objetivo de esto) recordé de una “reconocida académica” que en una entrevista me preguntó: ¿Cuál es la diferencia entre la educación “tradicional” y la educación “virtual”? en ese momento mi respuesta fue, ninguna, la educación en virtual puede ser tan tradicional como la presencial… resultado de mi respuesta: 6 de valoración en la entrevista de ingreso a la maestría… y esto es un poco de lo que creo que nos pasa a la hora de diseñar, no, no el 6 de la valoración, lo tradicional de nuestro diseño, o de contraponer lo “nuevo” con lo “viejo”… claro!!!  de la presencialidad a la distancia, de los cursos a los moocs, a los recursos abiertos, a los ambientes personales de aprendizaje y así comparar.. comparar… comparar… comparar… y luego se nos olvida (como expertos en educación) del contexto, de nuestros usuarios, de nuestros estudiantes, nos casamos con buzzwords…etiquetamos y consumimos… pero bueno, estoy sacando la vicera… ya! cierro el paréntesis…
¿De dónde parto para hablar del diseño? o más bien, de dónde saco mi trauma reflexivo sobre el diseño… Pues un día, en clase (presencial) hablábamos de Marketing de Contenidos, y una de las reflexiones que hacíamos tiene que ver con que no se trata de  vender un producto, sino de proporcionar experiencias al consumidor a la hora de diseñar contenido para redes sociales… pues nada, me fui a mi casa o a la calle, qué se yo, la cosa es que me quedé picado con la idea del diseño y se junto con que tenía que diseñar un curso que me habían solicitado… y he ahí que llegó la crisis y heme aquí escribiendo/reflexionando/preguntando sobre qué diseñar, para qué y para quién…
Al final se que el diseño lo tengo que sacar, para eso me pagan, pero ¿cómo diseñar una verdadera experiencia de aprendizaje?, didácticas hay muchas, tipos de actividades miles… pero ¿verdaderamente es una experiencia de calidad? No soy experto en evaluación, pero ¿Cómo mides la calidad de un diseño? ¿Cómo mides la calidad de una experiencia de aprendizaje desde un diseño estático e industrializado? bueno, al final no tengo nada… y no se si voy a tener las respuesta de una excelente experiencia de aprendizaje, pero haré el intento…
Si usted sabe la respuesta y está leyendo estas líneas que le parece si me las proporciona lo agradeceré y si no pues fumemos juntos para encontrarlas o pensemos juntos…

Complicado y aturdido… cuando la 2.0 se quedó como moda y poco como práctica… (I)

Tomada de: http://4.bp.blogspot.com/_UYsm8UbNTfo/R-yarx7G14I/AAAAAAAAAoc/CwPbJ2Y8gug/s400/aturdido.jpg

En los últimos meses tuve la oportunidad de participar en experiencias que resultaron significativas, la primera de ellas de la cual ya he escrito algo al respecto es sobre la experiencia de Outliers School, una idea encabezada por Hugo, Carlos y Cristobal, y con un equipo suficientemente activo, problematizador y con muchas ganas de innovar, la intención era “simple” (léase en tono irónico) hablar de nuevas ideas de diseño educativo desde una metodología de Design Thinking. Y la segunda experiencia fue en esta semana en el X Simposium de Educación en el Iteso invitado por Loreli en un foro para hablar de “La red: construcción de entornos virtuales” a demás de colaborar como cada año en el XX Encuentro Internacional de Educación a Distancia de la UDGVirtual. Bueno, estos tres eventos más situaciones que se han presentado en la coordinación de Diseño Educativo y otras cosas más del entorno laboral inmediato me llevaron a cuestionar y cuestionarme las prácticas que a partir de “la gran idea” (comercial) del 2.0 nos ha llegado y que muy probablemente no he (hemos) aplicado.

El concepto de Web 2.0 definido en 2005 por O’Reilly, se puede revisar el  la traducción del artículo, y no se trata de hablar de la Web 2.0 sino de lo que esto nos ha dejado y nos ha exigido para bien o para mal. A partir de este primer concepto surgieron experiencias fenomenales como Wikipedia, YouTube, Facebook y me refiero a experiencia porque entrar a cada uno de estos sitios-aplicaciones-ambientes (solo por mencionar algunos) es verdaderamente una experiencia, que si lo juntamos (echándolos a la licuadora) con las capacidades de los medios (que ya hemos mencionado antes en este blog) como lo son Conectividad, Ubicuidad y Productividad se convierten en una experiencia que trastoca lo cotidiano, una cultura más abierta y más centrada en la cooperación, en una cultura más digital/virtual… ¿mmm no lo se?

Digo que no lo se porque yo mismo estoy cuestionando mis ideas … “mis piensos”… El primer libro que leí al respecto fue el de Planeta Web 2.0 de Cristobal y Hugo en 2007, sin duda el libro con una visión prospectiva (como la tiene Cristobal y Hugo) fue una buena sacudida para las prácticas de un circulo no muy pequeño de docentes y académicos a nivel Latinoamérica pero sin duda lo mismo que sacudió se pudo convertir en riesgo de ser o de convertirse en solamente buzzwords, de las que mucho hablamos y poco entendemos, “Wikinomics” “Economía digital” “Inteligencia Colectiva” “Multitudes inteligentes” y por qué no… “conectivismo” “moocs” solo por mencionar algunos… que si bien son conceptos que hacen referencia fenómenos reales se convierten en clichés que poco aportan al análisis de las formas en las que se re-experimenta la educación, ojo, digo re-experimenta no en la “nueva educación” o “nuevas prácticas educativas”.

Han pasado desde 2007 seis largos años y en ocasiones los temas siguen siendo los mismos, como usar el blog, como usar youtube, como emplear twitter, un sin numero de talleres, estrategias enfocadas al uso del dispositivo y en ocasiones poco centrados en la estrategia didáctica, poco pensada desde una cultura digital, ahora la pregunta es ¿Cómo nos metemos en esta cultura digital? ¿Cómo quitarnos la idea tecnodeterminista? ¿Cómo evitamos el consumismo tecnológico? (lo cual es diferente a procesos de apropiación)…

Algunas pistas que hemos estado trabajando y que tienen todo el tinte de lo que hemos platicado con María Elena Chan, el área de Diseño Educativo e Investigadores del Sistema de Universidad Virtual, me llevan a preguntar (me/nos) ¿Cómo usar eficientemente la información desde nuestros diseños (pensando en cursos)? ¿Cómo trabajar en equipo? ¿Cómo no ser tan directivos en nuestros cursos? ¿Cómo romper el estado de confort que representa el uso de un LMS determinado? ¿Es posible darle al estudiante una caja de herramientas y que el decida el camino? Cómo asesores/diseñadores probablemente la cultura digital la tenemos en lo cotidiano, casa, carro, amigos, etc. ¿Por qué no la integramos en nuestros procesos formativos?

Quizá llego tarde a esta reflexión, quizá…

Preguntas van preguntas vienen, bienvenidas sean todas las aportaciones.